Photobucket


NAMASTÉ


"Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno."



Photobucket



Un día me levanté y ví que algo había cambiado a mi alrededor, en mi. Me inundaba una serena sensación de Paz y Amor por todo lo creado. Una simple florecilla me parecía entonces lo más hermoso y más grande en su perfección. La sonrisa de un niño, las lágrimas de un anciano... Mirarme a mi misma en el espejo... El mundo en sí parecía tener colores de recién pintado.


Al principio, yo no entendía a que podía deberse aquel cambio que sólo yo parecía ver. Nadie a mi alrededor parecía ser consciente de que todo a su lado brillaba de otra manera excepto yo. Llegue incluso a pensar si no estaría volviéndome loca, pero no. Simplemente había tomado conciencia de quien soy.


Poco a poco, al principio con paso inseguro y un tanto sola, fui iniciando mi camino. Buscaba a ciegas información en los sitios mas insospechados. Era como si una voz interior me guiase. (No puedo dejar de sonreír ante este comentario: "una voz interior".) Lejos estaba entonces de saber que era precisamente eso lo que me impulsaba a seguir.


Pronto comencé a conocer a gente que se encontraban en mi misma situación. Pronto comenzaron a aparecer en mi vida personas, Almas de Luz, que me fueron guiando, ayudando, consolando cuando tropezaba y caía y empujándome cuando parecía que iba a desistir en mi labor.


Comprendí que significaba haber DESPERTADO. Comprendí la tarea que tenía por delante para llevar a buen puerto la misión que se me encomendó. Aprendí lo ya sabido de nuevo, como si fuera de nuevo un bebe recién nacido. Viaje en mis sueños a las ciudades de sanación.


Ahora sé que soy Amor porque provengo del AMOR del PADRE y que como tal, estoy para difundir ese mismo Amor por todo lo que ÉL creó. Que mi meta está en ir evolucionando hacía la perfección y en ayudar a aquellos de nuestros hermanos que comiencen su caminar como un día fui ayudada yo.

*********

Por todo esto puedo y debo deciros:

Yo soy Drisana, la hija del Sol.

Ese es el significado de mi nombre, al menos el nombre más antiguo que recuerdo haber tenido en esta dimensión desde la primera vez que encarne en mi amada Lemuria.

En este aquí y ahora he vuelto de renacer, he despertado a la verdad y he recordado. Me he reconocido en cada un@ de mis herman@s. He reaprendido a amar al Padre-Madre y a toda su Sagrada y Divina Creación.

Y he sentido el llamado ancestral que anclado en lo más profundo de mi Esencia, me empuja a ayudar e iluminar desde la humildad de mi Ser y como persona humana, al resto de mis herman@s que ya están despertando.

Es tiempo de volver a Ser aquello que tan profundamente duerme dentro de nosotr@s. Tiempo de abrir los ojos del Alma, de avivar la llama imperecedera del AMOR Incondicional que se guarda en la cámara mas secreta de nuestros corazones. Tiempo de reconocer nuestra parte Divina. Tiempo de entender que como parte de la más Pura Luz del PADRE, tenemos un trabajo que hacer, una misión que cumplir.

Es tiempo de regresar al Hogar.

¡Despertar!

Llegó la hora de volver a ser Unidad con el UNO y de brillar con su Infinita Luz.

Desde la LUZ y con el AMOR más puro y profundo, os pido que repitáis conmigo:

YO SOY el/la que YO SOY y como tal me manifiesto en la Serena Paz, la Pura Luz y el Infinito Amor Incondicional del PADRE-MADRE.

YO SOY el/la que YO SOY


Que la LUZ del PADRE ilumine siempre nuestros corazones y junto con sus Ángeles y Arcángeles, seamos dignos y capaces de llegar al mismo centro de SU corazón,


La Paz y el Amor con nosotros.


Drisana


viernes, 9 de diciembre de 2016

LA SENCILLEZ -- (Párrafo de "Pequeño tratado de las grandes virtudes”) de Andrè Comte-Sponville (Contiene pdf de dicho libro)


LA SENCILLEZ 
(Párrafo de "Pequeño tratado de las grandes virtudes”) 
de Andrè Comte-Sponville
(Contiene pdf de dicho libro)


A la humildad a veces le falta sencillez debido al desdoblamiento que supone. Juzgarse es tomarse demasiado en serio. El hombre sencillo no se plantea tantos problemas con respecto a sí mismo. ¿Quizá sea porque se acepta tal y como es? Sería demasiado decir. No se acepta ni se rechaza. No se interroga, no se contempla, no se considera. No se alaba ni se desprecia. Es lo que es, sencillamente, sin rodeos, sin afectación, o más bien -ya que ser le parece una palabra demasiado importante para una existencia tan pequeña- hace lo que hace, como cada uno de nosotros, pero no le parece que sea tema de conversación, de comentarios, ni siquiera de reflexión. Es como los pájaros del bosque, ligeros y siempre silenciosos incluso cuando cantan, incluso cuando se posan. Lo real es suficiente para lo real en sí mismo. De ese modo, el hombre sencillo es un individuo real reducido a su más simple expresión. ¿Es el canto su más simple expresión?. En ocasiones es el canto; la mayoría de las veces, el silencio; y siempre la vida.

El hombre sencillo vive del mismo modo que respira, sin más esfuerzos ni gloria, sin más consecuencias ni oprobio. La sencillez no es una virtud que se añada a la existencia. Es la propia existencia en la medida en que nada se añade a ella. Por consiguiente es la más ligera de las virtudes, la más transparente y la más escasa. Es lo contrario de la literatura: es la vida sin frases y sin mentiras, sin exageración, sin grandilocuencia. 

Es la vida insignificante y es la verdadera vida. La sencillez es lo contrario de la duplicidad, de la complejidad, de la pretensión. Por eso es tan difícil. ¿No es siempre doble la conciencia, debido a que sólo puede ser conciencia de algo? ¿No es siempre complejo lo real debido a que en él se entrelazan las causas y las funciones? ¿No es pretencioso cualquier hombre desde el momento en que se esfuerza en pensar? ¿Existe algo más simple que la estupidez, la inconsciencia y la nada?. El hombre sencillo puede no plantearse estas preguntas. Pero eso no las anularía ni nos bastaría para resolverlas. La sencillez no es necedad. Pero estas preguntas tampoco bastarían para anular la sencillez de todo, ni la virtud que se encuentra vinculada a ella. La inteligencia no es sinónimo de estorbo, de complicación o de esnobismo.

Es cierto que lo real es complejo, y sin duda de una complejidad infinita. Nunca podremos acabar de describir o de explicar un árbol, una flor, una estrella, un guijarro... Lo cual no les impide ser simplemente lo que son (sí: simple y exactamente lo que son, sin ninguna falta, sin ninguna duplicidad, sin ninguna pretensión), ni obliga a nadie a perderse en este infinito de la descripción o del conocimiento. Complejidad de todo: simplicidad de todo. 

"La rosa no tiene ningún por qué, florece porque florece, no se preocupa de sí misma, no desea ser vista... (Angelus Silesius)" ¿Hay algo más complicado que una rosa para quien quiere comprenderla? ¿Existe algo más sencillo, para quien no quiere nada? Complejidad del pensamiento: simplicidad de la mirada. 

"Todo es más simple de lo que podamos imaginar -decía Goethe-, y al mismo tiempo más enmarañado de lo que podríamos concebir." Complejidad de las causas: simplicidad de la presencia. Complejidad de lo real: simplicidad del ser. "Lo contrario del ser no es la nada- escribe Clément Rosset-, sino el doble." Lo contrario de lo sencillo no es lo complejo, sino lo falso.

La sencillez en el hombre -la sencillez como virtud- no consiste en negar la conciencia o el pensamiento. Se reconoce más bien en su capacidad para, sin anularlos, liberarse de ellos, para no ser su víctima ni su prisionero…


Andrè Comte-Sponville


***Para descarga o lectura on line, podia visitar el siguiente link:



jueves, 8 de diciembre de 2016

EXISTE UN PLAN Y TU ALMA SABE CUÁL ES, por Deepak Chopra


EXISTE UN PLAN Y TU ALMA SABE CUÁL ES
por Deepak Chopra


Hay una antídoto para la falta de sentido y establece que tu vida tiene un propósito. Tú determinas ese propósito en el nivel del alma y, entonces, ese propósito se desarrolla en la vida diaria como parte del plan divino. Mientras más profunda sea tu conexión con el plan, más poderoso será éste en tu vida. En última instancia, nada puede detenerlo.

Al escribir acerca del camino espiritual llegué a un punto en el cual sentí deseo de poder prescindir de terminología como alma ,Dios y espíritu. Dado que sólo existe una realidad, no necesitamos un vocabulario separado y mundano para la existencia de todos los días y otro vocabulario especial para las existencia superior. O todo es espiritual o nada lo es. A los ojos de Dios, el hecho de caminar sobre las aguas no es más milagroso que la hemoglobina cuando se mezcla con el oxígeno dentro de un glóbulo rojo. Ninguno de los dos fenómenos es visible para nosotros pero ambos pertenecen al esquema infinito del desarrollo de la creación.

No obstante, tal parecería que una vida llena de propósito y significado debe estar más cerca de Dios que una vida invertida en la más caótica confusión. El dualismo se apega a nuestra mente de manera muy poderosa y no podemos evitar pensar en términos de alto y bajo, mejor o peor. Lo que resulta difícil comprender es que Dios, al no desear nada tampoco exige nada de nosotros. En términos espirituales, ninguna vida es más o menos valiosa que otra. El ladrón de hoy renacerá como el santo del mañana y viceversa. Funciona ese plan en términos prácticos? Una característica central es el tema de la percepción.

Cuando eras un bebe, te percibías a ti mismo de manera muy limitada. Lo que no podías solucionar o comprender pasaba a ser responsabilidad de tu padre o de tu madre. Ellos te alimentaron hasta que pudiste hacerlo solo, te dieron un refugio hasta que pudiste dártelo a ti mismo, etc. A medida que te volviste más capaz, cambió tu sentido de dónde estabas parado en relación con el mundo. En otras palabras, cada paso hacia la autosuficiencia cambió tu percepción.

El plan divino es igual. Al principio, el poder personal es muy limitado. El ego asume que debe proveer y lo hace través de tomar lo que quiere y rechazar lo que no quiere. En este nivel, la percepción se limita al individuo y la amplitud de la visión es reducida. Lo que beneficie al “ yo, mi, y mío” es todo lo que importa. Al ego no le interesa cómo se interconecta el ser con todo lo demás. Resulta irónico que es justo en este nivel, donde le damos a las fuerzas externas la autoridad de dictar los sucesos, que el ego se siente más poderoso.

A medida que la percepción se expande, sucede lo mismo con el potencial interno. Más allá del ego, un círculo más amplio, que incluye el “yo, mi, mío”, se expande en todas direcciones. En el plan divino, una persona puede expandirse sin límites al nivel del alma. Tu comienzas a ser testigo de lo increíble que es la organización de la creación, con perfecto cuidado e inteligencia infinita. Dado que Dios tiene inteligencia infinita, mientas más se expande tu percepción, más cerca te encontrarás de Dios. Ni siquiera existe la necesidad de buscar sino sólo de contemplar.

Al final, todo ya es Dios; así que sólo es cuestión de percibir a una profundidad cada vez mayor hasta que Dios te sea revelado. Tú adquieres una visión que está sintonizada con los aspectos más finos de la belleza y la verdad. Una de las grandes bendiciones de la existencia es que todo el mundo nace con un deseo por ver más. Ésa el la razón por la cual los sabios de la India creían que incluso el hecho de pensar en Dios es señal de que es seguro que aparezca algún día. Resulta que la expansión de la conciencia es el plan divino. No existe otro. En tanto que tu conciencia continúe en su proceso de crecimiento, tú adquieres cada vez más certeza de que también formas parte del plan divino. Nada más se te exige ni se te ha exigido nunca.



Deepak Chopra.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

¿PARA QUÉ ESTAMOS AQUÍ?, por Grego Davila


¿PARA QUÉ ESTAMOS AQUÍ?, 
por Grego Davila

Creo que una de las principales razones por la que estamos en este mundo es para dar continuidad a la cadena de vida que hemos recibido.

¿y esto qué significa?

En primer lugar, reconocer que nos movemos por esta tierra gracias a la vida que nuestros padres nos han dado. Estar en paz con nuestro pasado y agradecer todo lo que nos han transmitido, tanto a nivel físico, familiar, cultural, social y espiritual. Somos herederos de un legado impresionante que supone un rico depósito de recursos a nuestro favor.

En segundo lugar, aceptar el momento presente, ese tiempo que se nos escapa continuamente en pos del pasado o del futuro. Muchas tradiciones y maestros insisten en la necesidad de vivir el aquí-ahora como única realidad verdadera. Esta presencia en el ahora hace que nuestro ser eche raíces y cimientos en la verdad y la autenticidad.

Y por último, estar abiertos al futuro y a la continuidad de lo que somos. No es vivir en el futuro, no, sino tener una apertura esperanzada a lo que vendrá. Dar continuidad es también educar con cariño y paciencia a nuestros hijos o alumnos, porque son los que se harán cargo de este mundo que van a heredar.

Cuando me vino la imagen de lo que estoy expresando era algo parecido a esto:

Pasado == Presente == Futuro

Pasado, presente y futuro están en el mismo plano, no uno más abajo y otro más arriba. Si se nos cae el pasado o se eleva el futuro no hay equilibrio en nuestra vida.

Los símbolos “igual” == indican el fluir, la comunicación, el estar en paz de un tiempo con otro.

Si el presente mira al pasado se siente bien, en armonía con lo vivido.

Si el presente mira al futuro se siente tranquilo, sin amenazas ni miedos.

Los planos se funden en una única realidad de presente continuo.

Grego Davila


Fuente: http://grego.es/

viernes, 2 de diciembre de 2016

PAJARO BLANCO, PAJARO NEGRO (Cuento Mapuche)


PAJARO BLANCO, PAJARO NEGRO
(Cuento Mapuche)

Juntos, comprendieron...

Pájaro Blanco y Pájaro Negro habían estado en guerra desde edades sin memoria.

Pájaro Blanco era resplandeciente, los dioses hablaban por él, era todo el bien, el pensamiento y la luz.

Pájaro Negro era sombrío y denso, por él hablaban las potencias inferiores, y era toda la fuerza animal, los instintos y la potencia de la oscuridad.

Pájaro Blanco despreciaba al Negro por su vuelo rasante, porque era carnicero, porque se apareaba con hembras, y porque buscaba andar en bandada, acompañado por otros oscuros como él.

Pájaro Negro despreciaba al Blanco por su poco peso, por vivir en las nubes, porque no conocía hembras, porque su comida desabrida era el aire y porque no tenía compañeros y vivía solo.

Uno ganaba, ganaba el otro. Victoria final ninguno tenía. Pero cuanto más guerreaban, más se miraban.

Un día la curiosidad empezó a acercar a los dos. Menos se interesaban ahora, uno por el mundo de las nubes, otro por el mundo de la tierra. Uno al otro se interesaban, les empujaba el saber.

Pájaro Negro quería saber por qué resplandecían las plumas del Blanco, por qué era tan liviano que subía como el viento, qué había en su corazón cuando sus ojos se iluminaban, qué buscaba allá arriba.

Pájaro Blanco quería saber de dónde venía el pesado poder del Negro, qué placer sacaba de tener hembras, qué había en su corazón cuando estaba con su bandada, qué buscaba allá abajo.

Por querer saber de Pájaro Blanco, Pájaro Negro subió. No mucho, un poco.

Por querer saber de Pájaro Negro, Pájaro Blanco bajó. No mucho, un poco.

Rivales eran, y querían sacarse los secretos. Ganar lo del otro y vencerlo. Por eso empezó Pájaro Negro a comer aire, un poco. Alguna luz se le abrió en la punta de las plumas, y su vuelo fue más liviano.

Por eso empezó Pájaro Blanco a comer insectos, no muchos, algunos. Pizca de poder denso oscureció la punta de sus alas, y el vuelo fue más pesado.

Luego de pelear, ganando uno, ganando el otro, un día, cerca, se miraron.

Ya no podían pelear más. De tanto perseguir al otro, admiración sentían por el rival.

Se encontraban, a veces, y se enseñaban, a comer aire, a ordenar las potencias de abajo, a aprender de las potencias de arriba. Amigos fueron.

Tan juntos iban y tanto tomaban uno del otro, que gris se hizo Pájaro Blanco, con puntas de alas resplandecientes, y gris se hizo Pájaro Negro, con puntas de alas renegridas como tronco quemado. Hermanos fueron.

Hermanos eran, no paridos por la misma madre. De admirarse y de seguirse. Extrañados los miraban los demás, y ellos juntos iban, siempre, no se separaban.

Cada vez más fuerza tenían; el sol y la noche se juntaban en ellos.

-Como tú quiero ser - dijeron un día, juntos.

Hubo allí un estallido como un volcán, un remolino de luz como viento de huracán y la noche estrellada como una gran vasija.

Juntos, comprendieron. Que eran un solo pájaro. Mitades partidas al principio de los tiempos, que ahora por fin, reunidas estaban.


Historia de los Aborígenes Mapuches

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

***Pájaro Negro, Pájaro Blanco…Luz y Oscuridad…Cuántas veces somos testigos y protagonistas de esta fusión en nuestras propias vidas.  En determinados momentos nos sentimos heridos ante las actitudes de los demás, nos gusta tener robots o autómatas, y en la mayoría de ocasiones esperamos que hagan lo que nosotros queremos porque no entendemos que son libres como nosotros en sus decisiones.

En el momento que aceptamos que todos son libres, incluso nosotros mismos, empezamos a percibir la no limitación. Entenderlo así, también es fusionar aceptación y comprensión y no imponer nuestro yo (pájaro negro).

Luz y Oscuridad… Pájaro Blanco, Pájaro Negro… porque para llegar a la luz necesariamente se tiene que haber recorrido antes la oscuridad. Todo lo que hemos sido y somos, sin adjetivos, es lo que somos en este instante, en el presente.

Gocemos, por tanto, dando, disfrutando de las pequeñas cosas, sonriamos, seamos felices, perdonemos, entreguémonos.

jueves, 1 de diciembre de 2016

PREPARA EL FUTURO VIVIENDO BIEN EL PRESENTE, por Omraam M. Aivanhov


PREPARA EL FUTURO VIVIENDO BIEN EL PRESENTE
por Omraam M. Aivanhov

Con frecuencia te intranquilizas por el futuro, pensando que no estás al abrigo de accidentes, de enfermedades, de la miseria... Pero, ¿por qué te envenenas la existencia imaginando un futuro tenebroso? Ciertamente nunca se sabe lo que nos reserva el porvenir, pero la mejor forma de evitar las desgracias que tememos, consiste en intentar vivir el presente razonablemente.

El futuro corresponderá a lo que estés construyendo ahora. Pues es "el ahora " lo que cuenta. Así como el presente es una consecuencia, un resultado del pasado, el futuro es una prolongación del presente. Todo se sostiene; el pasado, el presente y el futuro no están separados. El futuro se edificará sobre los cimientos que coloques ahora. Si estos cimientos son de mala calidad, evidentemente vale más que no esperes un futuro excepcional; pero si son buenos, es inútil intranquilizarse: con estas raíces, tendrás este tronco, estas ramas y estos frutos.

El pasado ha pasado, pero ha traído al mundo el presente, que lleva las raíces del futuro. Por consiguiente debes construir desde ahora tu porvenir mejorando el presente. Para ello debes preguntarte cada día: " Veamos, hoy, ¿qué he dicho, qué he hecho?" y si has obrado mal, si has tenido malos sentimientos, malos pensamientos, tienes que saber que te has puesto de parte de las fuerzas negras y que éstas van a destruir tu futuro.

Si has vivido mal una jornada, intenta al menos, antes de acostarte, detener sus efectos teniendo pensamientos positivos, tomando las mejores decisiones para el día siguiente. Esos pensamientos irán como abejas a limpiar y a repararlo todo durante la noche, con lo cual abordaras el día siguiente en óptimas condiciones.


Omraam M. Aivanhov

miércoles, 30 de noviembre de 2016

MENSAJE DEL ANCÁNGEL RAFAEL: Una esfera de sanación. - - Por Fernanda Abundes


MENSAJE DEL ANCÁNGEL RAFAEL 
Una esfera de sanación. 
Por Fernanda Abundes

Me presento en este instante de aprendizaje en la Tierra…

El pasaje de la Tierra es fascinante, es abrumador, es emocionante, la sanación no está en un ser, está dentro de un ser, no está representado en un algo, ni en un alguien, ni en una cosa, ni en un objeto, ni en una religión, ni en un escrito, no en un libro, no en una medicina, no en un frasco, sino dentro de un ser. 

Desde el corazón se refleja todo lo que verdaderamente son. Tienen frente a ustedes un espejo que puede mostrarles todo lo que hay en cada uno de ustedes, todo lo positivo, todo por lo que hay que trabajar.

¿Qué hay que trabajar en los seres? el miedo, la costumbre, el cansancio. ¿El miedo a qué? a lo desconocido, a aquello que piensan que no van a poder enfrentar. La costumbre de estar ahí en el mismo lugar sin hacer nada, esperando a que sea el tiempo o algo que no saben que es, que los sane, que los ayude, que los bendiga, que los salve, que los pueda llevar a un lugar en donde puedan ser felices, sin darse cuenta que ya lo son.

En este reflejo pueden ver aquellos errores que se cometen en cada instante en donde ustedes no quieren accionar lo que verdaderamente pueden tener, están capacitados y facultados para recibir la sanación de ustedes mismos, de otro ser humano y de la energía que fluye momento a momento, aquella que respira, aquella que se va. La sanación está en el aire, está dentro de ustedes y está frente a ustedes en este reflejo. 

Hoy voy a sanar con ustedes, no porque represente yo la sanación, porque sólo vengo a recordarles que la sanación está dentro de ustedes, en el espejo del alma, en el espejo del ser, en ese reflejo que los hace seguir adelante y que les hace pensar que pueden continuar. 

¿Qué hay en ese espejo? un ser que quiere vivir, ¿cómo quiere vivir ese ser? en equilibrio, en sanación. Para sanar al cuerpo hay que sanar el alma, hay que sanar la mente, hay que sanar las emociones. ¿De qué hay que despojarse el día de hoy? del enojo, del miedo. Todos los que han pasado y de pronto quizás te han hecho daño, no te hicieron daño a ti, se hacen daño a ellos mismos, no se están permitiendo sanar a través del amor; no es tu responsabilidad es de ellos, deja el enojo atrás.

¿Tienes miedo? muchos lo tienen. Sé un sanador de miedo, ¿cómo sanar el miedo en los seres y en las mentes? todo lo que viene no sabes si va a llegar, pero estás convencido que lo que tienes ahora es la inquietud por seguir adelante y sólo en equilibrio lo puedes lograr, si quieres sanar piensa en sanación.

Deja de pensar en aquello que te abruma y que te pueda dañar, no hay enfermedad grande, no hay enfermedad pequeña, no hay enfermedad en aquel que no la quiere pensar. Deja el miedo atrás, para sanar las emociones hay que dejar todo aquello que los otros te hacen; nadie te hace nada, tú has permitido colocarte en esa posición, no eres víctima de un destino, no eres víctima de las circunstancias, eres el rector y el que dirige tu vida de la manera tan grande y tan sublime como quieras hacerlo.

Para sanar al alma tienes que reconocer las cosas más pequeñas y esenciales que hay dentro de ti, esa sonrisa maravillosa que tienes en tu reflejo que nace desde el corazón. Cuando te ríes por cosas simples, esa es la virtud de el alma, ese es el niño del alma que te puede ayudar a sanar. Cuando te ríes de la vida, cuando te ríes por ti, de ti, eso te da la alegría para saber que puedes sanar. Para poder sanar las emociones deja de contar el tiempo, todo lo que llegue en este momento es para ti y todo lo que está por llegar ya es para ti, no hay tiempo bueno para ti ni hay tiempo malo para ti, hay un tiempo que será como tú quieres que sea. 

Para sanar el alma, debes de continuar pensando cuáles son las grandes cosas que hay dentro de ti. Eres un ser hermoso que se refleja desde el corazón, eres un ser que ha tenido miedo pero que lo está sanando, eres un ser que tiene voluntad para continuar, porque puedes construir una montaña si quieres construirla, porque podrás perfeccionar el cielo con tu sonrisa y porque podrás hacer al sol grande, con ese gesto que haces cuando lo miras. 

Si quieres sanar el cuerpo, ve al cuerpo como es, ha nacido sano, seguirá sano e incluso, si ha nacido con algo que no se considera sano, puede sanar, ¿por qué? porque está en este aquí y en este ahora. 

Yo voy a sanar contigo porque tú me harás el regalo más preciado que tienes: querer hacerlo. Arriba de ti está la oportunidad de hacerlo, esa es tu conciencia, si crees en ti creerás en lo que voy hacer contigo, no porque lo haga yo sino porque lo reconoces en ti. La virtud está en el aire de las cosas, en la esencia de lo poderoso, eso que sale de ti, esa aura maravillosa que te envuelve para poder entender que la misma medicina del alma está alrededor del alma. 

Cuando respiro contigo inhalo toda la sanación que hay en ti y cuando exhaló contigo, se va a todo aquello que no debe de estar en ti, no porque yo lo haga contigo sino porque lo haces tú conmigo. Eres un ser grande, eres un ser poderoso, eres un sanador, estás facultado para recibir la sanación dentro de ti, de ti mismo y recibirla de otro ser humano. 

Todos ustedes serán los grandes sanadores del ahora, sanadores que van a sanar miedo, sanadores que van a inyectar voluntad, sanadores que van a enseñar el arte de la felicidad, sanadores que están dejando ir el aspecto emocional a un punto de equilibrio, sanadores que están pensando que la mente también será un punto de equilibrio para poder llegar al verdadero estuche del alma, el estuche del alma son ustedes. Este contenedor maravilloso que va por la vida pensando que puede hacer algo más grande y que no se ha dado cuenta que ya lo está viviendo.

La magia, la virtud, la sanación están aquí y están ahora, porque siempre han estado pero hay que recordar, porque siempre se ha vivido pero hay que redireccionar, porque hay que abandonar aquello que ha pesado para poder continuar. El que quiera extender sus alas debe de alejarse de aquello que impide que se puedan estirar, el que quiera volar tiene que quitarse el peso para que el vuelo sea más liviano, sólo así tendrán un vuelo perfecto hacia ese punto a donde quieren llegar. Son grandes seres que van a redireccionar su vida hacia el punto a donde quieran encontrarse con ustedes mismos.

Desde el corazón, sale esta energía de reflejo que puede cubrir en cada uno de ustedes aquellas necesidades que tienen en el ahora, alejando lo que no necesitan en este momento y sólo cargando con lo indispensable en este gran equipaje, para el viaje maravilloso que es la vida. La vida es una aventura constante que sólo se puede vivir con la intención de hacerlo, alejando el miedo de descubrir cuál será el siguiente paso, entendiendo que será tan firme como ustedes quieran darlo y también tan maravilloso como el ser que se ha de estar reflejando. 

Sanando desde el corazón hacia el interior y más profundo de su ser, siempre estaré en este instante, en este momento terrenal de aprendizaje trabajando en el momento en que lo pidan, porque somos un conjunto, como si fuera una orden yo estaré sanando junto con ustedes. No soy la sanación representada en un ser, soy aquel portador de sanación a ustedes, recordándoles que viene desde dentro, que no está en un frasco, que no es una acción, que no está en un libro, ni en palabras, ni en aquello que estoy diciendo, sino dentro de cada uno de ustedes, tan profunda, tan eterna como siempre, ahí.

Desde lo más profundo de mi corazón pasando por este eterno aprendizaje de la Tierra. 

La oportunidad está sobre ustedes, una esfera de sanación que acompañará a la eternidad hasta el momento de que sea nuestro encuentro, en otro plano, en otro tiempo, en otra idea y con otro cuerpo. 



Mensaje canalizado por Fernanda Abundes madreymaestro@hotmail.com (Puebla, México. Noviembre 2016)

Publicado por Geny Castell redactora de la gran familia de la hermandadblanca.org


http://hermandadblanca.org/

EL CORAZÓN Y LA VIDA, por James Allen.


EL CORAZÓN Y LA VIDA
por James Allen.

Como es el corazón, así es la vida. Lo interior constantemente está convirtiéndose en lo exterior. Todo llega a revelarse. Lo oculto solamente lo está durante un tiempo; al final madura y emerge. La semilla, la planta, la flor y el fruto integran el orden cuádruple del universo. Y a partir de los comportamientos que existen en el corazón de un hombre se revelan las condiciones de su vida. Sus pensamientos florecen en acciones; y sus acciones dan el fruto de su carácter y su destino.
La vida siempre está evolucionando en el interior y así surge a la luz, y los pensamientos que se han generado en el corazón al fin se revelan en palabras, en acciones y en logros.

Así como fluye la fuente del misterioso manantial, de la misma manera fluye la vida del hombre desde los rincones más íntimos y escondidos de su corazón. Todo lo que él hace se genera en su corazón. Todo lo que será y hará se generará desde ahí.

El dolor y la felicidad, el sufrimiento y el goce, el miedo y la esperanza, el odio y el amor, la ignorancia y la iluminación no se encuentran en ninguna parte que no sea en el corazón, y todos ellos son únicamente condiciones mentales.

El hombre es el guardián de su corazón, el observador de su mente, el defensor solitario del alcázar de su vida. Como tal, puede ser diligente o negligente. Puede mantener cada vez más protegido su corazón. Puede tener las gran capacidad de vigilar y purificar su mente, para defenderla de pensamientos injustos; éste es el camino que nos conduce a la iluminación y a la dicha.

Pero también puede vivir con una actitud indolente y descuidada, y abandonar la suprema tarea de ordenar su vida con rectitud. Éste es el camino que nos conduce al autoengaño y al sufrimiento. ¡En el momento en que el hombre llegue a comprender que la vida en su totalidad procede de la mente, el camino de la bienaventuranza se abrirá ante él!

En consecuencia, descubrirá que posee el poder para tener el control de su mente, y para modificarla de acuerdo con su Ideal. Así que podrá elegir recorrer con firmeza y constancia esas sendas sublimes de pensamiento y acción. Para él, la vida será hermosa y sagrada; y tarde o temprano, se liberará de todo mal, confusión y sufrimiento, ya que es imposible que un ser humano no sienta liberación, la iluminación y la paz si cuida con diligencia incansable la puerta de su corazón.


James Allen.