Photobucket


NAMASTÉ


"Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno."



Photobucket



Un día me levanté y ví que algo había cambiado a mi alrededor, en mi. Me inundaba una serena sensación de Paz y Amor por todo lo creado. Una simple florecilla me parecía entonces lo más hermoso y más grande en su perfección. La sonrisa de un niño, las lágrimas de un anciano... Mirarme a mi misma en el espejo... El mundo en sí parecía tener colores de recién pintado.


Al principio, yo no entendía a que podía deberse aquel cambio que sólo yo parecía ver. Nadie a mi alrededor parecía ser consciente de que todo a su lado brillaba de otra manera excepto yo. Llegue incluso a pensar si no estaría volviéndome loca, pero no. Simplemente había tomado conciencia de quien soy.


Poco a poco, al principio con paso inseguro y un tanto sola, fui iniciando mi camino. Buscaba a ciegas información en los sitios mas insospechados. Era como si una voz interior me guiase. (No puedo dejar de sonreír ante este comentario: "una voz interior".) Lejos estaba entonces de saber que era precisamente eso lo que me impulsaba a seguir.


Pronto comencé a conocer a gente que se encontraban en mi misma situación. Pronto comenzaron a aparecer en mi vida personas, Almas de Luz, que me fueron guiando, ayudando, consolando cuando tropezaba y caía y empujándome cuando parecía que iba a desistir en mi labor.


Comprendí que significaba haber DESPERTADO. Comprendí la tarea que tenía por delante para llevar a buen puerto la misión que se me encomendó. Aprendí lo ya sabido de nuevo, como si fuera de nuevo un bebe recién nacido. Viaje en mis sueños a las ciudades de sanación.


Ahora sé que soy Amor porque provengo del AMOR del PADRE y que como tal, estoy para difundir ese mismo Amor por todo lo que ÉL creó. Que mi meta está en ir evolucionando hacía la perfección y en ayudar a aquellos de nuestros hermanos que comiencen su caminar como un día fui ayudada yo.

*********

Por todo esto puedo y debo deciros:

Yo soy Drisana, la hija del Sol.

Ese es el significado de mi nombre, al menos el nombre más antiguo que recuerdo haber tenido en esta dimensión desde la primera vez que encarne en mi amada Lemuria.

En este aquí y ahora he vuelto de renacer, he despertado a la verdad y he recordado. Me he reconocido en cada un@ de mis herman@s. He reaprendido a amar al Padre-Madre y a toda su Sagrada y Divina Creación.

Y he sentido el llamado ancestral que anclado en lo más profundo de mi Esencia, me empuja a ayudar e iluminar desde la humildad de mi Ser y como persona humana, al resto de mis herman@s que ya están despertando.

Es tiempo de volver a Ser aquello que tan profundamente duerme dentro de nosotr@s. Tiempo de abrir los ojos del Alma, de avivar la llama imperecedera del AMOR Incondicional que se guarda en la cámara mas secreta de nuestros corazones. Tiempo de reconocer nuestra parte Divina. Tiempo de entender que como parte de la más Pura Luz del PADRE, tenemos un trabajo que hacer, una misión que cumplir.

Es tiempo de regresar al Hogar.

¡Despertar!

Llegó la hora de volver a ser Unidad con el UNO y de brillar con su Infinita Luz.

Desde la LUZ y con el AMOR más puro y profundo, os pido que repitáis conmigo:

YO SOY el/la que YO SOY y como tal me manifiesto en la Serena Paz, la Pura Luz y el Infinito Amor Incondicional del PADRE-MADRE.

YO SOY el/la que YO SOY


Que la LUZ del PADRE ilumine siempre nuestros corazones y junto con sus Ángeles y Arcángeles, seamos dignos y capaces de llegar al mismo centro de SU corazón,


La Paz y el Amor con nosotros.


Drisana


lunes, 26 de septiembre de 2016

ME LIBERO Y PERDONO, Del libro: ALEPH de Paulo Cohelo


ME LIBERO Y PERDONO

Del libro: ALEPH de Paulo Cohelo


Las lágrimas que derramé, yo perdono.
El sufrimiento y las decepciones, yo perdono.
Las traiciones y mentiras, yo perdono.
Las calumnias y las intrigas, yo perdono.
El odio y la persecución, yo perdono.
Los golpes que me dieron, yo perdono.
Los sueños rotos, yo perdono.
Las esperanzas muertas, yo perdono.
El desamor y la envidia, yo perdono.
La indiferencia y la mala voluntad, yo perdono.
La injusticia en el nombre de la justicia, yo perdono.
La ira y el maltrato, yo perdono.
El abandono y el olvido, yo perdono.
El mundo con toda su maldad, yo perdono.

Ella baja los brazos, abre los ojos y coloca sus manos en su rostro.
Me acerco a besarla, pero ella hace una señal con las manos.

– No he terminado todavía.

Ella cierra sus ojos y mira hacia arriba.

La pena y el resentimiento, los sustituyo con comprensión y entendimiento.
La rebeldía, la sustituyo con la música que sale de mi violín.
El dolor lo sustituyo con olvido.
La venganza, la sustituyo con victoria.
Seré capaz de amar por encima del desamor.
Dar incluso cuando estoy despojada de todo.
Trabajar feliz incluso cuando estoy en medio de todos los obstáculos.
Secar las lágrimas, incluso cuando aún estoy llorando.
Creer incluso cuando estoy desacreditada.

Ella abre los ojos, pone sus manos sobre mi cabeza y dice con la autoridad que viene de arriba:

– Hágase tu voluntad.

Hágase tu voluntad.


Paulo Coelho

jueves, 22 de septiembre de 2016

LOS DIEZ LADRONES DE TU ENERGÍA, por el Dalai Lama


LOS DIEZ LADRONES DE TU ENERGÍA
por el Dalai Lama


1- Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente.

2- Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.

3- Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio.

4- Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.

5- Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.

6- Tira, recoge y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas.

7- Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos.

8- Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.

9- Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.

10-Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo.



Dalai Lama

miércoles, 21 de septiembre de 2016

PODEROSA ORACIÓN CHAMANICA - Para restaurar y sanar los lazos kármicos y nuestras heridas ancestrales


PODEROSA ORACIÓN CHAMANICA 
Para restaurar y sanar los lazos kármicos y nuestras heridas ancestrales


Sintiendo en lo profundo de tu corazón y pidiendo al Corazón del cielo, corazón de la Tierra, al corazón del universo nos guié en este día, poniendo en nuestros corazones la intención de sanar desde lo mas profundo de nuestro inconsciente colectivo, todas las heridas de todos los tiempos, en todos los Espacios SAGRADOS de tiempo.


Pidiendo a las CUATRO direcciones del universo que llegue este llamado, que hermanos y hermanas sientan en lo más profundo de su Alma el deseo de liberación, del perdón, del amor mas profundo.

INVOCANDO A NUESTRO PADRE-MADRE CREADOR DE TODO LO VISIBLE E INVISIBLE, INVOCANDO A TODOS LOS SERES DE LUZ Y PROTECTORES DE LA DIVINIDAD, INVOCANDO A TODOS LOS ELEMENTALES, A LOS CENTROS Y LUGARES SAGRADOS, INVOCANDO AL ALMA – CORAZÓN DE LA TIERRA, CORAZÓN DEL CIELO, CORAZÓN DEL UNIVERSO. INVOCANDO A NUESTRA FAMILIA ESPIRITUAL NOS ASISTA EN ESTA HORA, EN ESTE TIEMPO EN ESTE ESPACIO, EN ESTE REZO, INVOCANDO A TODOS LOS GRUPOS ESPIRITUALES QUE TRABAJAN POR EL MESIANISMO COLECTIVO, POR LA UNIDAD Y AMOR INCONDICIONAL.

PEDIMOS:

PERDÓN a nuestra ALMA, por todo el daño causado desde el tiempo sin principio, por el dolor que nos hemos causado a nosotros mismos, por el no merecimiento del Amor y compasión de nuestros actos, por la culpa que nos mantiene alejados de nuestro Ser Crístico, por el resentimiento, el orgullo, la arrogancia, la dureza de corazón. PERDÓN por sentirnos mas que nuestros hermanos, por el daño causado a todas las ALMAS. PERDÓN, PERDÓN, PERDÓN, si te lastime consciente o inconscientemente.

PERDÓN PADRE, MADRE, HERMANO, HERMANA, ESPACIOS SAGRADOS, LUGARES DE ENCANTO, POR TODAS LAS VIDAS QUE HE PASADO, POR LOS TODOS LOS PASOS Y EXPERIENCIAS VIVIDAS, POR TODOS LOS AMORES, POR TODAS LAS HERIDAS QUE HE CAUSADO EN MI INCONSCIENTE. PERDÓN, PERDÓN, PERDÓN.

PERDÓN a todos los PUEBLOS, todas las RAZAS, a todos los CONTINENTES, a todos nuestros ANTEPASADOS, PERDÓN… por el sometimiento, por la ignorancia de no saber respetar los espacios y las formas, las creencias, las leyes universales.

PERDÓN por las muertes trágicas causadas a todos nuestros hermanos en tantas guerras sin motivo, sin lucha, sin objetivo, por todos los niños, mujeres, hombres y ancianos. Por todos y cada uno de ellos que han entregado su vida, por un ideal de lucha.

PERDÓN por toda la sangre derramada en la tierra donde cada día en las grandes, pequeñas ciudades, en las casas solitarias y lejanas mueren hermanos de tristeza, de soledad, de hambre, de desigualdad.

PERDÓN CORAZÓN DE LA TIERRA, por todo el daño ocasionado, por toda la tala de arboles, la contaminación en tus selvas, humedales, bosques, desiertos, montañas, por todas las muertes trágicas de los seres de la tierra, por la depredación de cada especie. Por la alteración de semillas, por cada espacio explotado, por cada mina destruida, por cada cerro talado, por cada bosque quemado, por cada hijo tuyo que hemos tomado sin haber consagrado. PERDÓN por toda la contaminación de las grandes ciudades, por la falta de conciencia.

PERDÓN al elemento AGUA, por toda la contaminación de los mares, océanos, lagunas, arroyos, ojos de agua, cenotes, ríos. PERDÓN, por la venta de este espíritu del agua.

PERDÓN CORAZÓN DEL CIELO, por no ver toda tu grandeza, por alejarnos, por nuestra falta de sensibilidad, por todo el daño causado a tus espacios sagrados.

Perdón al corazón de nuestro propio Universo…

RENUNCIAMOS a la ira, renunciamos a maldecir, renunciamos al fraude, renunciamos al robo, renunciamos a dar información malvada, renunciamos al espíritu de contradicción y a la enemistad heredada, renunciemos a la ignorancia, renunciamos a la maldad, renunciamos a la furia, renunciamos al adulterio, renunciamos al asesinato, renunciamos a la dureza de corazón y a la irreverencia, renunciemos al ateísmo, renunciemos al uso de encantamientos, renunciemos a la blasfemia, renunciemos a las enseñanzas engañosas, renunciamos a todo aquello que nos mantenga presos, esclavos de nuestros propios miedos y alejados de todo lo DIVINO.

AGRADECIENDO POR TODO LO VIVIDO, por todo lo aprendido como ALMA, por las experiencias y las enseñanzas que toda nuestra historia Familiar Espiritual y Física, agradeciendo y consagrando cada ACTO DE AMOR, DE PERDÓN, DE LIBERACIÓN, DE ACEPTACIÓN Y DE PAZ.

ACEPTEMOS LA PAZ en nuestra ALMA. Aceptémonos y amémonos unos a otros, seamos dóciles de corazón, seamos Pacíficos, seamos Compasivos, Demos caritativamente todo cuanto nazca de nuestro corazón, atendamos a todos nuestros hermanos por igual, al pobre, al enfermo, al peor de los asesinos, y a los que están en necesidad, Aceptemos, amemos y protejamos lo Divino, seamos justos con nuestros hermanos y con nosotros mismos, seamos de intenciones puras y honestas.

RECUERDA tu Alma, es quien ERES en verdad; en tu Alma esta la memoria de todos los actos, de todos los pasos vividos, no es tu cuerpo. Tal como todas las Almas, estamos destinados a dejar el cuerpo en algún momento. Consideremos cambiar de conciencia y mirar hacia el terreno Espiritual, aprendamos de nuestros actos, seamos conscientes de nuestra PALABRA. No te confundas en el camino. Medita en la relación personal que tienes con lo DIVINO, cualquiera que sea tu creencia, ideología o filosofía, se fiel a ti mismo.

MUCHAS GRACIAS. PADRE MADRE DIOS CREADOR DE TODO LO VISIBLE E INVISIBLE, CORAZÓN DEL CIELO, CORAZÓN DE LA TIERRA, CORAZÓN DEL UNIVERSO,POR LA GRANDEZA DE VIVIR CADA DÍA, GRACIAS POR LOS RAYOS DEL SOL, POR LA VIDA GESTÁNDOSE A CADA INSTANTE, POR LOS AMIGOS, POR LOS AMORES, POR EL PERDÓN, POR LA LIBERTAD, POR LA SANACIÓN DE LAS ALMAS, DE LOS ESPACIOS, DE LOS CREDOS. GRACIAS POR TODOS MIS HERMANOS, GRACIAS POR CADA RISA, CADA ABRAZO, CADA REZO.. SIMPLEMENTE GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Todo esto es parte de tu oportunidad de soltar y permitir a Dios nuestro Padre Madre Creador vivir en nuestra ALMA, lo cual se traduce en estar abierto y confiar que lo que llega es un bien mayor. Todas las BENDICIONES hoy y siempre en tu VIDA.

YO ME AMO, ME PERDONO Y ME LIBERO POR TODO DAÑO CAUSADO A MI ALMA, A MI ESPÍRITU, A MI CORAZÓN, A MI AMOR Y LO MAS DIVINO MI PADRE CREADOR. y te libero de todo y por todo. Y necesito de ti, para que juntos lleguemos y seamos un mundo mejor, por nuestras generaciones futuras.


EMETERIO DAVILA ESPARZA

https://compartiendoluzconsol.wordpress.com

Fuente: CHAMANISMO SENDA DAHARA VIDYA

lunes, 19 de septiembre de 2016

SOLO SOMOS VIAJEROS por Sogyal Rimpoché


SOLO SOMOS VIAJEROS
por Sogyal Rimpoché

Los seres humanos nos esforzamos demasiado en adquirir más alimentos y más ropa, enseres, bienes muebles e inmuebles que los que realmente se requieren para sobrevivir. Este afán es tan fuerte que, a veces, se convierte en algo compulsivo, casi en una obsesión.

Si se recapacitara un poco en la impermanencia, se caería en la cuenta de que la energía que se necesita para poseer todo lo que se anhela representa una inversión, no sólo excesiva, sino poco recomendable; porque, a fin de cuentas, todo lo que se adquiere no va con nosotros cuando morimos.

Los tibetanos usan la palabra lü para designar al cuerpo. Para ellos, lü significa lo que se queda; algo así como el equipaje. La expresión lü les trae a la mente la idea de que sólo son viajeros que, temporalmente, se alojan en este cuerpo durante esta vida.

Por eso, los habitantes de el techo del mundo han desarrollado esa impresionante tradición espiritual que sorprende al mundo: ellos no se distraen obteniendo comodidades para esta pasajera vida. Se dan por satisfechos con algo de comida, un poco de ropa y un techo sobre sus cabezas y utilizan su tiempo en lo que realmente importa.

Nosotros, en cambio, convertimos en una distracción insana las necesidades de supervivencia. Es aquí donde yo me hago la siguiente pregunta: ¿Quién en su sano juicio invierte su tiempo y su dinero en redecorar a su gusto la habitación del hotel donde se hospeda?


Sogyal Rimpoché
(Destellos de sabiduría)

jueves, 15 de septiembre de 2016

MENSAJE DE UN CORAZÓN A SU DUEÑO, por Kryon Canalizado por María José Bayard


MENSAJE DE UN CORAZÓN A SU DUEÑO,
por Kryon 
Canalizado por María José Bayard

“Hombre” era un ser humano que estaba a punto de sufrir un ataque al corazón. Una mañana experimentó fuertes enojos, tristezas y situaciones que lo hicieron explotar interiormente. Hombre llevaba una vida tan adormecida y alejada de la conexión interior, que en realidad no sabía conscientemente lo que le estaba sucediendo.

Esa noche, Hombre tomó pastillas para dormir. Ésa misma mañana había firmado el divorcio con su (ahora) ex mujer. Luego de realizar miles de intentos por mejorar la relación, Hombre ha terminado siguiendo fielmente el registro de su ADN, ya que al igual que sus padres, han terminado en la destrucción de la familia y el matrimonio.

Los negocios y el trabajo han empeorado en su vida; el rendimiento de las ventas de su empresa han disminuido notablemente debido a una falta de control, equilibrio y buena comunicación con sus empleados.

Hombre, un ser humano de 59 años de edad, ha repetido la misma historia de sus padres…

Su conciencia humana y cuatridimensional no se ha detenido a reflexionar, discernir y encontrar una verdadera solución a todo lo que le pasa.

Esa noche Hombre ingresa en un sueño profundo, efecto producido por los calmantes y medicamentos que ha ingresado a su cuerpo para que relajase su maquinaria interna, la cual no puede parar con el poder de su conciencia. Por ello decide algo externo a él que pueda ayudarlo. Sencillamente es un acto de ignorancia ya que Hombre no sabe que existen otras maneras de calmar todo el tormento emocional y mental que está experimentando. Lo más cómodo en esos momentos es recurrir a lo que es “conocido” para su conciencia.

Lo que Hombre no sabe es que su corazón pronto va estallar. En todos sus años de vida no le ha prestado demasiadas atenciones, se olvidó de preguntarle “¿qué es lo que él quería?”, “¿cómo se sentía con respecto la vida que llevaban?” y lo más importante se olvidó de honrar a ése órgano tan importante, que más que un órgano físico y tridimensional es un motor interdimensional que les permite a los seres humanos conectarse con la sabiduría y el amor de Dios, El Padre.

Hombre se introduce en un sueño muy profundo… De repente aparece en un lugar extraño. Experimenta la sensación de estar despierto, pero en realidad hay una parte en su conciencia que sabe que está dormido…

Se encuentra en un lugar que parece tener paredes, pero en realidad crean un espejismo muy desconcertante para su conciencia, ya que si bien se encuentra rodeado de una energía que podrían llamarse “paredes muy cristalinas”, no acaban en ninguna parte, se extienden hacia lo infinito y a su vez parecen estar ahí…

Hombre se encuentra sentado en ése lugar durante el sueño esa noche…

Observa para todas partes, y pregunta: “¿hay alguien aquí?”. Solo escucha un eco de regreso con su propia voz.

Al cabo de unos momentos Hombre escucha una voz que le dice: “Querido Hombre Yo Soy Tu Corazón”

Hombre no puede creerlo, a pesar de estar soñando y ser consciente de ello, no comprende “¿qué hace su corazón hablándole desde afuera de su cuerpo?, y ¿cómo es posible que pueda hablar o expresarse?”.

Hombre comienza a hacer fuerza para irse de ese lugar, todo le parece disparatado y sin sentido. Regresa a su estado normal, que a decir verdad es el estado de adormecimiento, ya que en el lugar que había estado en el sueño era más real de lo que su conciencia humana podía imaginar.

Se levanta de la cama, prepara un te de tilo para intentar seguir durmiendo. El efecto de la medicación parece que ha terminado y aunque Hombre intenta volverse a dormir no puede.

Sentado en el sofá de su lujosa casa, Hombre mira una revista que algún amigo seguramente habría dejado el día anterior.

Como no tenía nada más que hacer en ése momento, la toma en sus manos y comienza a hojearla. Ni siquiera había observado el nombre de la revista, pero cuando comenzó a verla se dio cuenta que no se trataba de una revista habitual de las que él solía comprar para ver las últimas novedades de la farándula.

Volvió hacia la tapa para ver el nombre de la revista y se llamaba: “Vivir en comunión contigo mismo”

Todos los títulos de las notas e información parecían estar relacionados a esos temas. En la tapa estaban resaltados los títulos más importantes de ese ejemplar. Hubo una que llamó profundamente la atención de Hombre. La nota decía: “Mensaje de un corazón a su dueño”. Hubo algo que a Hombre le llamó la atención y buscó el número de página en la que se encontraba para leerla. Casualmente la página donde se encontraba la nota estaba marcada con un papel rojo. Pensó: “¿Quién habría dejado señalada justo esta página?”

Dejó pasar esa duda y comenzó a leerla, la nota decía:

Mensaje de un corazón a su dueño

Había una vez un corazón que estaba a punto de estallar y dejar de funcionar. Como ese corazón quería seguir viviendo decidió escribir una carta a su dueño que decía…

Querido dueño:

Antes de enfermarme necesitaba poder expresarme por última vez ya que no soportaba esta ignorancia en el amor. Fueron tantos años recibiendo abandonos, carencias e ignorancias que mi motor se ha desgastado con el tiempo de mal uso. No quisiera dejar de funcionar y hacer lo que vine a hacer a este mundo: “vivir en tu cuerpo y ser el motor de la circulación en él”. He retenido muchas injusticias, miedos, desamor y ahora siento que mi motor se esta apagando…

Antes de terminar las poquitas reservas de combustible que tenía guardadas quería preguntarte si estás dispuesto a ayudarme a sanar. Lo que preciso para funcionar libremente es muy simple y deseo que me lo puedas otorgar.

Y quizá tu me preguntes, “¿qué necesitas querido corazón de mi cuerpo?”. Y te diré que es simple, lo que necesito se llama “atención, amor y cuidados de tu parte”. Necesito poder expresar todo el dolor que he acumulado, pero si tu me reprimes lo seguiré guardando, archivando y todo eso comenzará a estallar ahora. Has guardado en mi el resentimiento hacia tus padres, hacia la gente y la sociedad, y por nunca parar con tus actividades humanas jamás te has detenido a pensar en todo lo que has experimentado.

Querido dueño, sé que te hubiese gustado decirle a tus padres y seres queridos cuánto los amabas, pero por orgullo, miedo y probablemente no saber cómo expresarte te lo has guardado… Y aquí estoy yo pidiéndote ahora que me liberes de todos estos sentimiento que decidiste archivar.

Tampoco me has permitido expresarme a tiempo y en el momento oportuno con respecto a algunas desilusiones y necesito decirte que toda esa masa de emociones retenidas están a punto de hacerme estallar…

Todo ese cúmulo de tristezas han opacado el brillo que sé consciente que tenía, han apagado mi color e imposibilitado mi expresión… Pero, ¿qué querías que hiciera?, si dependo de ti y el poder de tu conciencia para determinar si puedo o no sanarme.

He dejado de funcionar como debería, he dejado de expresar como sabía hacerlo y como se me indicó cuando fui creado por Dios. Él me explicó cómo debía funcionar estando encarnado aquí en tu cuerpo. Pero cuando quise expresarme, tú querido dueño me lo impediste, y ahí quedé yo inundado de cosas por decir y sentimientos que irradiar.

¿Cómo puedo hacerlo si cuando quiero liberar todo el amor que tengo tu me reprimes por tus miedos a ser lastimado? Entonces me escondes y mi fuego se va apagando.

Quiero decirte que mi combustible ahora está en reserva, experimento un colapso emocional ya que se han acumulado y juntado muchas cosas que no pudieron ser liberadas a tiempo y en el momento oportuno. Cuando despediste a tu mamá te dije: “Perdona todo lo sientas que te haya dañado y dile que la amas”, y tú estabas a punto de decirlo y finalmente te ganó el orgullo y el temor a revivir la ignorancia.

Estoy soportando las últimas tristezas… Los últimos impulsos de mi motor se están agotando porque necesitan calor y atención de tu parte. Soy consciente que tú también le exiges al mundo que te reconozca y te brinden atención para poder llenar esa carencia y ausencia de amor que quedó cristalizada en la ilusión del pasado por todas las situaciones vividas, pero tú eres mi dueño, tú eres el comandante de este barco y sin tu libre elección de ayudarme yo me muero.

Necesito amor, ya que sin amor mi fuego se apaga.
Necesito amor, ya que sin amor mi fuego se apaga.
Necesito amor, ya que sin amor mi fuego se apaga.

Firma: Tu corazón

Hombre estaba impactado por aquel mensaje del corazón a su dueño. Había impactado de tal manera que sin darse cuenta, durante la lectura había liberado un par de lágrimas. Al cabo de unos momentos Hombre tomó conciencia de lo que le estaba haciendo a su corazón y a su propio cuerpo. Reflexionó acerca del hecho de que él nunca le había prestado atención y que llevaba toda una vida de acumulaciones negativas que dañaban a su corazón.

Hombre cerró sus ojos y habló con su corazón en ése momento. Le dijo en voz alta:

“Querido corazón, perdóname. No ha sido mi intención consciente estar alejado de ti y de tu esencia en todos estos años. Dime tú, ¿qué es lo que quieres liberar ahora? y dime ¿cómo podemos expresar todo lo que llevas guardado?. No quiero que lleguemos al estado en el que estaba el corazón que escribió el mensaje que acabo de leer. ¡Perdóname querido corazón, lo siento mucho!. Tú sabes que te amo y te honro por ser parte de mi y permitirme vivir en este mundo. ¿Sabes? A partir de ahora te hablaré más seguido, te honraré y escucharé a través de mi intuición lo que tu necesites para estar feliz”

El corazón de Hombre comenzó a latir más fuerte. Pudo notar que algo se avivaba en él cuando pronunciaba esas palabras. Finalmente el corazón de Hombre le irradió una energía de felicidad y alegría.

A partir de ese día Hombre cambió su perspectiva de vida y comenzó a honrar cada parte de su propio cuerpo. Ser consciente de su biología era sinónimo de amarse a sí mismo y amar a Dios, El Creador.

Hombre nunca supo conscientemente que el mensaje de ése corazón a su dueño era en realidad la expresión de su propio corazón que lo había conducido a sincronizar ése momento para que leyera esa carta.

Hombre cambió su vida y comenzó a expresar más, a tal punto que se convirtió en un “maestro de la expresión”. Nunca más se guardó un sentimiento, cada vez que experimentaba situaciones donde él percibía que debía “expresar” hablaba con su corazón y le decía: “exprésate amado corazón, eres libre para hacerlo”.

Luego de un tiempo de reflexión, Hombre escribió una oración que tituló: “La oración del auto-reconocimiento” para honrar su ser, su biología y jamás olvidar que cada órgano es un ser viviente con conciencia propia y de todas las demás.

Hombre definió a su cuerpo como un gran sistema compuesto por otros sistemas. Cada sistema tiene conciencia propia y sabe cual es su función individual y grupal, y a su vez todos los sistemas vibrando al unísono forman una totalidad que funcionará como un perfecto equipo. Si una parte del sistema está mal o dañada, afectará a la totalidad, por ello realizó la siguiente oración para mantener todos sus sistemas en armonía.

Oración del auto-reconocimiento

Amado cuerpo voy a hablarte a ti como una totalidad y entidad viviente, pero a su vez también me dirigiré a tus partes…

Amados pies, los honro y los amo por ser mi sostén en este mundo. Gracias por acompañarme y pisar firme en cada caminata por esta tierra. Los honro por transportarme hacia todos los lugares que deseo ir y por permitirme desplazarme en este hermoso suelo. Gracias por conducirme hacia mi trabajo para poder desarrollar mi misión y por permitirme el placer de conocer los hermosos paisaje de GAIA (la madre tierra).

Amados tobillos, pantorrillas, rodillas, muslos y caderas. Las honro y las amo por permitirme andar, moverme y desplazarme dentro este diseño y plan divino de la vida humana. Gracias por ser mis compañeras de viaje y vivir junto conmigo tantas aventuras y viajes. Perdónenme si las he hecho caminar o andar por lugares o situaciones en las que no se han sentido cómodas, a partir de ahora solo andaremos por lugares y situaciones en donde reine el amor y la luz divina.

Amado aparato reproductor (femenino o masculino) te honro y te amo por ser la puerta de entrada y el gestor de la vida en este mundo. Gracias por permitirme usarte para disfrutar del placer que surge del encuentro con otra alma. Gracias por permitirme sentir placer y ser el canal por donde fluye mi energía creativa.

Amado estómago, colon, intestinos, hígado, páncreas, vejiga, riñones
Los honro y los amo por ser quienes me ayudan a digerir los alimentos y la vida. Gracias por funcionar en perfecta armonía y permitirme alimentar sanamente a mi cuerpo. Honro cada una de sus funciones. Perdónenme si les he hecho vivir situaciones difíciles de ser digeridas, ahora estoy listo/a para digerirlas y procesarlas.

Amados pulmones. Los honro y los amo por ser quienes me permiten ingresar el aire y oxigenar mi sangre y mi cuerpo. Gracias por permitirme respirar fluida y profundamente la vida. Amados pulmones perdóname si he permitido que alguna tristeza quedara en tu interior, ahora estoy listo/a para liberarla.

Amados hombros, brazos y manos. Las honro y las amo por ser los canales de mi expresión en este mundo. Gracias por permitirme ingerir la comida, trabajar, escribir y tomar todo lo que necesite para andar en este viaje de la vida. Amados hombros perdóname si te he cargado más de lo necesario, si he esforzado tus capacidades. Ahora estoy listo/a para liberarlas.

Amada garganta. Te amo y te honro por ser el canal de mi comunicación con el mundo. Gracias por permitirme expresar todo lo que mi interior desea. Perdóname si alguna vez no te he dejado decir lo que querías. A partir de ahora estoy listo/a para decir todo lo que te has callado.

Amados oídos. Los amo y los honro por ser el canal a través del cual puedo oír y escuchar a mi prójimo. Gracias por permitirme disfrutar de la música y las bellas palabras. Perdona si alguna vez permití que ingresaran en ti malas palabras, agresiones o expresiones que no sean de luz. A partir de ahora estoy dispuesto/a a permitir que ingresen hacia ti palabras positivas de amor y luz.

Amados ojos. Los amo y los honro por ser el canal que me permite ver toda la maravilla que Dios creó en este mundo. Gracias por permitirme observar la vida, el arte, la flora, fauna, paisajes… gracias por darme la dicha de poder mirar los ojos de otras personas, y a través de ello mirar su propia alma. Si alguna vez te he conducido a mirar situaciones inarmónicas o tristes, perdóname. Estoy trabajando activamente desde mi lugar de individuo para que el mundo sea cada vez mejor. Para ello trabajo primero en mi mismo/a, para ser un ejemplo caminante del cambio que quiero ver en el mundo. De esa manera todo lo que observarás serán episodios de amor y paz.

Amada nariz y boca. Las amo y las honro por ser el canal que me permite “sentir” la vida. Gracias por permitirme sentir el sabor de la comida, el olor de las flores, las bellas fragancias… perdón si alguna vez hice algo que las pueda haber incomodado.

Amada cabeza. Te amo y te honro por ser el comando central de mi cuerpo. Gracias por permitirme llevar el cerebro, quien me permite procesar y razonar. Gracias por llevar en ti mi pelo, mis ojos, boca, nariz, oídos y ser tan importante en mi cuerpo.

Amado corazón, ¡qué más puedo decirte! Eres la esencia de la luz en mi vida, eres el amor infinito encarnado en este cuerpo, eres el aparato que puede conducirme hacia la energía divina de Dios. Gracias por ser quien bombea la sangre en mi cuerpo y quien permite que mi experiencia humana continúe teniendo un fin de amor y luz en este mundo. Si alguna vez he permitido que situaciones externas te dañen, perdóname. A partir de ahora te permitiré liberarte, ser tu mismo para dar y recibir la energía del amor.

Amado espíritu de mi cuerpo gracias por ser el canal de esta experiencia humana. Por darle vida a este magnífico cuerpo. Te amo, te honro y nos fundiremos nuevamente con el GRAN SER cuando la experiencia en la materia se acabe.

Así es, así es, así es.

Cuando comienzas por reconocerte a ti mismo, la necesidad de buscar reconocimiento en los demás ya no será necesaria. Entonces sólo allí podrás ser feliz contigo mismo/a, estar en comunión con tu ser interior y no necesitar que nadie reconozca aquello que tú fuiste capaz de reconocer primero.

Kryon
Canalizado por María José Bayard

Fuente:  http://hermandadblanca.org

martes, 13 de septiembre de 2016

SER E ILUMINACIÓN, por Eckhart Tolle


SER E ILUMINACIÓN,
por Eckhart Tolle

Más allá de la miríada de formas de vida que están sujetas al nacimiento y a la muerte existe la Vida Una, eterna y omnipresente. Muchas personas utilizan la palabra Dios para describirla, pero yo suelo llamarla Ser. La palabra Ser no explica nada, pero la palabra Dios tampoco. Ser, no obstante, tiene la ventaja de ser un concepto abierto. No reduce el infinito invisible a una entidad finita. Es imposible formarse una imagen mental del Ser, y nadie puede pretender su posesión exclusiva. Es tu esencia misma; puedes acceder a ella inmediatamente como el sentimiento de tu propia presencia.

Por eso sólo hay un pequeño paso entre la palabra Ser y la experiencia del Ser.

EL SER NO SÓLO ES TRASCENDENTE; TAMBIÉN IMPREGNA PROFUNDAMENTE cada forma, y su esencia es invisible e indestructible. Esto significa que ahora mismo puedes acceder al Ser porque es tu identidad más profunda, tu verdadera naturaleza. Pero no trates de aferrarlo con la mente. No trates de entenderlo.

Sólo puedes conocerlo dejando la mente en silencio. Cuando estás presente, cuando tu atención está plena e intensamente en el ahora, puedes sentir el Ser, pero nunca podrás entenderlo mentalmente.

La iluminación es recuperar la conciencia del Ser y residir en ese estado de «sensación-realización».

La palabra iluminación suscita la idea de un logro sobrehumano, y al ego le gusta que sea así; pero no es más que tu estado natural en el que sientes la unidad con el Ser. Es un estado de conexión con algo inconmensurable e indestructible, con algo que es esencialmente tú, y sin embargo es mucho mayor que tú. Es encontrar tu verdadera naturaleza más allá del nombre y de la forma.

La incapacidad de sentir esta conexión crea la ilusión de que estás separado de ti mismo y del mundo que te rodea. Entonces te percibes, consciente o inconscientemente, como un fragmento aislado. Surge el miedo, y los conflictos internos y externos pasan a ser la norma.

El mayor obstáculo para experimentar la realidad de tu conexión es la identificación con la mente, que hace que el pensamiento se vuelva compulsivo. Ser incapaz de dejar de pensar es una enfermedad terrible, pero no nos damos cuenta de ella porque casi todo el mundo la sufre y se considera algo normal. Este ruido mental incesante te impide encontrar el reino de quietud interior que es inseparable del Ser. También crea un falso yo fabricado por la mente, que lanza una sombra de miedo y sufrimiento.

La identificación con la mente produce una pantalla opaca de conceptos, etiquetas, imágenes, palabras, juicios y definiciones que bloquean toda verdadera relación. Esa pantalla se interpone entre tú y tú mismo, entre tú y tu prójimo, entre tú y la naturaleza, entre tú y Dios; crea la ilusión de separación, la ilusión de que tú y el «otro» estáis totalmente separados. Entonces te olvidas del hecho esencial de que, debajo del nivel de las apariencias físicas y de las formas separadas, eres uno con todo lo que es.

La mente es un instrumento soberbio si se usa correctamente. Sin embargo, si se usa de forma inapropiada, se vuelve muy destructiva. Para decirlo con más precisión, no se trata tanto de que usas la mente equivocadamente: por lo general no la usas en absoluto, sino que ella te usa a ti. Ésa es la enfermedad. Crees que tú eres tu mente. Ese es el engaño. El instrumento se ha apoderado de ti.

Es como si estuvieras poseído sin saberlo, y crees que la entidad posesora eres tú.

LA LIBERTAD COMIENZA cuando te das cuenta de que no eres la entidad posesora, el pensador. Saberlo te permite examinar la entidad. En el momento en que empiezas a observar al pensador, se activa un nivel de conciencia superior.

Entonces empiezas a darte cuenta de que hay un vasto reino de inteligencia más allá del pensamiento, y de que el pensamiento sólo es una pequeña parte de esa inteligencia. También te das cuenta de que todas las cosas verdaderamente importantes —la belleza, el amor, la creatividad, la alegría, la paz interna— surgen de más allá de la mente.

Empiezas a despertar.

Eckhart Tolle 

lunes, 12 de septiembre de 2016

VIVIR EN LA CRÍTICA Y EL JUICIO, por ©Júlia García


VIVIR EN LA CRÍTICA Y EL JUICIO
por ©Júlia García

No es más feliz el que juzga y critica sino el que acepta y tolera.

No hace falta ni tan siquiera comprender, solo aceptar.

Alguien preguntó ¿Por qué mi vida es tan gris? ¿Por qué sufro tanto? ¿Por qué me siento injustamente tratada por la vida? ¿Por qué Dios no me ayuda?

Alguien contestó: ¿Cómo son tus pensamientos? ¿Qué piensas de ti? ¿Qué concepto tienes de los demás? ¿Vives la vida como quieres y sientes, o lo haces según crees que debes vivirla? ¿Qué condiciones te has impuesto para ser feliz? ¿Crees que la felicidad tiene un precio?

Muchas veces las respuestas vienen en forma de más preguntas, que nosotros siempre podemos responder.

Vivir continuamente en la crítica y en el juicio nos lleva directamente a la vida gris y al sufrimiento. Siempre tendemos a criticar la actitud ajena por no ser como la nuestra, pero también nos autocriticamos por no haber hecho las cosas como otros querían. Juzgamos a personas,  estilos de vida,  países, pensamientos, ideas…hasta juzgamos a Dios, creemos que no es perfecto y que nos debe explicaciones a las dificultades de nuestras vidas. Aunque pensemos que culpando a los demás, incluso a Dios, nos liberamos de nuestra  responsabilidad en la vida, estamos equivocados, porque quien juzga al prójimo o a Dios, se juzga a sí mismo.

No podemos comprenderlo todo desde nuestra mente limitada, debemos ampliar nuestra capacidad de comprensión desde nuestro corazón, aceptando que estar en esa constante actitud  de crítica y  juicio nos debilita y que no nos conduce hacia nuestros deseos, ni a vivir en la paz que todos nos merecemos, y que Dios, ese Ser al que juzgamos o negamos, quiere que sintamos. Si queremos ser felices tendremos que ser flexibles, no endurecer nuestro pensamiento hasta convertirnos en piedras ásperas y grises. La verdadera fortaleza se encuentra en la flexibilidad. Hay que seleccionar los pensamientos, no luchando contra ellos sino aceptando que circulan por nuestra mente y que los podemos reconocer y dejarlos pasar, para que su lugar lo ocupen pensamientos de aceptación y tolerancia, libres de condiciones, pudiendo así, vivir en constante amor.

No es más feliz el que juzga y critica sino el que acepta y tolera.

No hace falta ni tan siquiera comprender, solo aceptar.

 ©Júlia García. Se concede permiso para compartir, citando la autora y el sitio web:    https://unashorasdeluz.wordpress.com/

https://www.facebook.com/Unas-horas-de-Luz-